Páginas vistas en total

viernes, 14 de diciembre de 2012

EXPERTO PROPIO EN ALIMENTOS FUNCIONALES Y NUTRACEUTICOS. MODALIDAD VIRTUAL


Abierto el plazo de inscripción. Más información aquí

Contenidos:

  • BLOQUE I: ALIMENTACIÓN Y SALUD (75 horas/ 3 ECTS)
    • MÓDULO 1. Alimentos nutrición y salud
    • MODULO 2. Generalidades de los procesos de digestión, absorción y metabolismo
    • MODULO 3. Digestión, absorción y metabolismo en el intestino delgado y grueso. Microorganismos con actividad funcional
    • MODULO 4. Concepto de alimentos funcionales e ingredientes bioactivos. Fuentes de obtención de ingredientes bioactivos
    • MODULO 5. Alimentos funcionales y dietoterapia I
    • MODULO 6. Alimento funcionales y dietoterapia II
  • BLOQUE II: METODOLOGÍAS Y TÉCNICAS DE ANÁLISIS DE COMPUESTOS BIOACTIVOS (187.5 horas/ 7,5 ECTS)
    • MÓDULO 7. Sistemas de extracción de compuestos bioactivos
    • MÓDULO 8. Cromatografía de gases I. Fundamentos
    • MÓDULO 9. Cromatografía de gases II. Instrumentación
    • MÓDULO 10. Cromatografía de gases III. Aplicaciones en alimentación funcional
    • MÓDULO 11. Cromatografía líquida I. Fundamentos
    • MÓDULO 12. Cromatografía líquida II. Instrumentación
    • MÓDULO 13. Cromatografía líquida III. Aplicaciones en alimentación funcional
    • MÓDULO 14. Electroforesis capilar
    • MÓDULO 15. Espectrometría de masas I. Fundamentos
    • MÓDULO 16. Espectrometría de masas II. Instrumentación
    • MÓDULO 17. Espectrometría de masas III. Aplicaciones en alimentación funcional
    • MÓDULO 18. Resonancia magnética nuclear
    • MÓDULO 19. Introducción a la proteómica
    • MÓDULO 20. Introducción a la metabolómica
    • MÓDULO 21. Aplicaciones de las técnicas analíticas en el control de calidad y seguridad alimentaria en la industria de la alimentación funcional.
  • BLOQUE III: BIOACTIVIDAD (187.5 horas/ 7,5 ECTS)
    • MÓDULO 22. Ensayos in vitro e in vivo. Estudios preclínicos
    • MODULO 23. Cultivo celular
    • MODULO 24. Animales de experimentación I. Bases legales
    • MODULO 25. Animales de experimentación II. Modelos de estudio
    • MODULO 26. Actividad antioxidante
    • MODULO 27. Actividad antimicrobiana
    • MODULO 28. Actividad antiinflamatoria
    • MODULO 29. Actividad antiadipogénica
    • MODULO 30. Actividad antihipertensiva
    • MÓDULO 31. Actividad antitumoral
    • MODULO 32. Actividad protectora UV y melanogénesis
    • MODULO 33. Absorción, biodisponibilidad y farmacocinética
    • MODULO 34. Ensayos clínicos de intervención I. Generalidades
    • MODULO 35. Ensayos clínicos de intervención II. Diseño de los ensayos
    • MODULO 36. Ensayos clínicos de intervención III. Problemática
  • BLOQUE IV: PRODUCCIÓN Y DESARROLLO DE ALIMENTOS FUNCIONALES Y NUTRACÉUTICOS (187.5 horas / 7,5 ECTS)
    • MÓDULO 37. Fuentes vegetales para la producción industrial de compuestos bioactivos
    • MODULO 38. Subproductos de la industria de verduras, horatlizas, cítricos y otras frutas como fuentes de compuestos bioactivos
    • MODULO 39. Subproductos de la industria oleícola y vitivinícola como fuentes de compuestos bioactivos
    • MODULO 40. Tratamientos enzimáticos y procesos de fermentación industrial para la obtención de compuestos bioactivos
    • MODULO 41. Tecnologías de extracción de compuestos bioactivos I: maceración y percolación hidroalcohólica.
    • MODULO 42.Tecnologías de extracción de compuestos bioactivos II: fluidos supercríticos y expansión súbita.
    • MODULO 43. Tecnologías de secado I: evaporación y liofilización
    • MODULO 44. Tecnologías de secado II: tecnología Flash y Spray-Drying
    • MODULO 45. Purificación de compuestos bioactivos I: tecnología de membranas
    • MODULO 46. Purificación de compuestos bioactivos II: resinas y cromatografía industrial
    • MÓDULO 47. Tecnologías de estabilización de compuestos bioactivos I: micro- y nano-encapsulación
    • MODULO 48. Tecnologías de estabilización de compuestos bioactivos II: emulsiones múltiples, liposomas y micelas.
    • MODULO 49. Formulación de alimentos funcionales I
    • MODULO 50. Formulación de alimentos funcionales II: bebidas funcionales
    • MODULO 51. Formulación de nutracéuticos
  • BLOQUE V: REGULACIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE ALIMENTOS FUNCIONALES EN EUROPA (112.5 horas/ 4,5 ECTS)
    • MODULO 52. El Mercado de los Alimentos Funcionales
    • MODULO 53. Análisis del Consumidor de Alimentos Funcionales
    • MODULO 54. Diseño y Desarrollo de un Alimento Funcional
    • MODULO 55. Ensayos clínicos con Alimentos Funcionales
    • MODULO 56. Normativa Europea (EFSA) 1. El proceso de registro de un alimento funcional
    • MODULO 57. Comercialización de Alimentos Funcionales 1: La gestión del marketing
    • MODULO 58. Comercialización de Alimentos Funcionales 2: La Comunicación de Alimentos Funcionales
    • MODULO 59. Protección de la Propiedad Intelectual: Patentes
    • MODULO 60. Perspectivas de futuro de la alimentación funcional en Europa

jueves, 26 de julio de 2012

Propiedades beneficiosas de los alimentos permitidas por la UE

En mayo del presente año se publicó un reglamento por el cual se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos distintas de las relativas a la reducción del riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños. El documento aporta una lista de las declaraciones saludables autorizadas a nivel alimentario. Os dejo el enlace por si os es de interés.

Saludos.

http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2012:136:0001:0040:ES:PDF

domingo, 15 de julio de 2012

DESMONTANDO EL MITO DE LA LECHUGA QUE AYUDABA A RETENER LÍQUIDOS


Cada vez está más extendido el rumor de que el consumo de lechuga provoca la retención de líquidos corporales. Cada vez hay más gente en los foros de internet que lo comenta, algunos hasta dicen que es peor si la consumen por la noche. Hay gente que se dedica a poner dietas (la mayoría no dietistas) que la están quitando de muchas dietas de adelgazamiento, cuando ha sido un alimento de consumo libre en las mismas y todo ¿Por qué? Por nada, porque nadie me ha sabido dar una explicación lógica. Además no he encontrado nada publicado en la base de datos científica con la que yo trabajo diariamente (scopus) que sugiera que la lechuga provoque tal efecto.

EL PORQUÉ DE QUE LA LECHUGA NO AYUDE A RETENER LÍQUIDOS:

La homeostasis: El control de la regulación de líquidos corporales

El agua es el componente que se encuentra en mayor proporción en nuestro cuerpo, variando su porcentaje entre individuos en función de la cantidad de tejido adiposo y muscular de cada uno. Es tan importante, que la pérdida del 20% aproximadamente de la misma, podría ocasionar la muerte. Para incorporar agua a nuestro organismo no sólo es necesaria consumirla como tal, sino que los alimentos, zumos, leche, refrescos nos ayudan también a mantenernos hidratados. Normalmente las personas tomamos la misma cantidad de agua que la que perdemos a través del sudor, orina, heces, respiración y pérdidas cutáneas (sudor).

¿Cómo se regula el equilibrio hídrico?

Para entender bien el proceso imaginaos un muro que va a representar la membrana de las células. Dentro del muro el principal electrolito es el potasio y fuera de él predomina el sodio. Estos son los principales electrolitos que van a regular el equilibrio normal de agua en nuestro cuerpo y gracias a ellos, entre otros factores, entrará y se eliminará en la célula más o menos agua en función de la concentración de estos electrolitos.  Este proceso es conocido como homeostasis.
En condiciones normales, los riñones son capaces de regular  la concentración de sodio, así cuando las concentraciones en sangre de sodio son altas, se estimula la sensación de sed y si son bajas, disminuye la cantidad de sodio que se excreta por la orina. Si tomamos excesiva cantidad de sodio,  y dicho de una manera muy basta, se romperá este equilibrio homeostático y estaremos favoreciendo la retención de líquidos. El consumo de sal en la dieta supone aproximadamente un 40% del sodio total que ingerimos diariamente. Es por esto que no se aconseja exceder los 6 gramos de sal diarios. Por supuesto se debe intentar reducir el consumo de alimentos en los que la concentración del mismo sea elevada, como es el caso de: embutidos, alimentos precocinados, encurtidos, caldos preparados y concentrados, alimentos precocinados, frutos secos, algunos cereales (mirar siempre la cantidad de sodio en el etiquetado antes de comprarlos), carnes, quesos, snaks, productos procesados ahumados o curados y salsas no caseras.
No hay que eliminar el sodio de la dieta, puesto que es necesario para la conducción del impulso nervioso y el control de la contracción muscular. Como todo, habrá que consumirlo en su justa medida.

Pero a lo que íbamos. ¿Qué pasa con la lechuga?



La lechuga ha sido uno de los alimentos estrella en las dietas de adelgazamiento. Se ha permitido su consumo libre en todas las dietas precisamente por su composición. La lechuga es uno de los alimentos que nos aporta mayor cantidad de agua, ya que está compuesta por un 96% de la misma. El consumirla produce saciedad y proporciona vitaminas (retinol, ácido ascórbico, riboflavina, tiamina y cianocobalamina)  y minerales (calcio, magnesio, hierro, sodio en baja cantidad manganeso, zinc y potasio en gran cantidad) a parte de aportarnos parte de fibra. Además de todo esto, su aporte calórico es muy bajo 14 kcal por 100 gramos de lechuga consumida.
Si es rica en agua y potasio y baja en sodio no es posible que ayude a retener líquidos a no ser que cuando la preparamos la aliñemos en exceso con bastante sal. Si además la acompañamos de una cantidad considerable de aceite, evidentemente las calorías del plato, subirán de manera considerable. Lo mejor es aliñarlas con sazonadores especiados, que no tienen a penas cloruro sódico y dan mucho sabor y con pulverizadores de aceite, con lo cual regularemos el aporte de calorías.
La lechuga no debe ser eliminada de la dieta, y menos de las dietas de adelgazamiento, ya que no existen referencias científicas publicadas hasta el momento que hagan referencia a  tal efecto. Evidentemente hay alimentos que pueden sentar mejor o peor dependiendo de cada individuo, pero no se deben atribuir propiedades no estudiadas ni eliminarlos de manera generalizada a todas las personas, puesto que, en este caso, es de los alimentos más saludables que tradicionalmente se han consumido y que forman parte de la dieta mediterránea.
Consejo: Siempre que no os sepan explicar el por qué de las cosas, buscad una segunda opinión.

sábado, 7 de julio de 2012

LA LUCHA CONTRA LA OBESIDAD:UN PASITO MÁS


DESCUBREN DOS HORMONAS RESPONSABLES DE LA GANANCIA DE PESO TRAS HACER DIETA.

El sobrepeso y la obesidad cada vez están más presentes en la sociedad mundial. Los datos que se obtienen cada año no son muy alentadores. La prevalencia de obesidad en España es del 14,5% y de sobrepeso la prevalencia asciende al 38,5%, según datos del Ministerio de Sanidad.

A estas alturas creo que casi todo el mundo sabe que las dietas milagrosas no existen. Pero…¿Quién no ha intentado hacer alguna de esas que prometen un rápido descenso de peso? Y seguramente en muy poco tiempo haya sido capaz de adelgazar 1,2 o incluso 3 kilos de manera rápida. El problema llega cuando te confías y vuelves con tu dieta normal. Lo que generalmente pasa es que se vuelve a recuperar el peso perdido y, en muchas ocasiones, se gana algo más. Es el efecto conocido como rebote o efecto yo-yo.

Pues bien, después de muchos estudios, la doctora española Ana Belén Crujeiras, junto con su equipo de investigación, ha descubierto el agente causante de esta ganancia de peso es debido a dos hormonas: la leptina y la grelina. El estudio concluye con que aquellos sujetos que tienen elevados niveles de leptina en sangre y  bajos de grelina son más propensos a ganar peso. Un análisis en sangre de estas hormonas podría servir, pues, como un marcador para predecir un tratamiento para combatir la obesidad.
Para los que estén más interesados en conocer cómo se desarrolló el estudio y tener datos más exhaustivos, os dejo un link que os lleva al mismo:


http://jcem.endojournals.org/content/95/11/5037.full

viernes, 2 de marzo de 2012

JORNADAS:NUEVAS TENDENCIAS EN ALIMENTACIÓN FUNCIONAL: Legislación, Producción y Marketing

Os dejo información sobre unas jornadas que se celebrarán el próximo viernes en Granada, en el Parque Tecnológico de la Salud. En el siguiente enlace encontraréis toda la información necesaria  http://www.cidaf.es/blog/

PROGRAMA

1. Alimentación funcional y reivindicaciones funcionales. ¿Dónde estamos?

2. Nuevas aproximaciones en la evaluación funcional de ingredientes funcionales

3. Desarrollo de un ingrediente funcional aplicado a patologías relacionadas con síndrome metabólico

4. Efectos funcionales de ingredientes de la dieta. Evidencias preclínicas

5. Innovación en Alimentación Funcional

6. ¿Cómo vender y comunicar los alimentos funcionales?

7. Mesa Redonda

PROFESORADO


Arjan Geerlings, Director Comercial Biosearch Life.

Daniel Ramón Vidal, Consejero Delegado de BIOPOLIS.

Vicente Micol Molina, Profesor Universidad Miguel Hernández y Asesor científico de NDN, SL.

Ricardo Rueda Cabrera, Director Asociado Investigación Estratégica Abbott Nutrición.

Julio Boza Puerta, Director de Nutrición y Salud de The Coca-cola Company.

Antonio Boza Puerta, Director General Comuniqar.


domingo, 18 de diciembre de 2011

¿Mantequilla o margarina?

Se está hablando mucho y siempre me preguntan si la mantequilla es mejor que la margarina porque es más natural. Yo siempre contesto que ambas son similares y por supuesto naturales. Me pareció interesante hablar un poco sobre las diferencias que existen entre ambas y por qué se podrían considerar similares en cuanto a salud se refiere.

Como la mayoría sabéis, la mantequilla y la margarina son alimentos grasos, cuya composición es diferente, puesto que la mantequilla se obtiene con grasa animal, más concretamente de la crema de la leche, mientras que la margarina es grasa de procedencia vegetal, obtenida de aceites de semillas de vegetales diversos, siendo los más utilizados el coco y la palma.

Mientras que la mantequilla ya la utilizaban los celtas y los vikingos, el origen de la margarina es más actual, se remonta a la época de Napoleón III (segunda mitad del Siglo IXX). El aumento de la población y el mayor coste de alimentos produjo una menor disponibilidad de alimentos. Fue Mége-Mouriés quien patentó lo que hoy día conocemos como la margarina (del griego "margaron", blanco perla). Esta margarina no es exactamente la que conocemos hoy día. Fue Paul Sabatier quien desarrolló el proceso de hidrogenación en el laboratorio(siendo premio nobel en 1912) y Wilhelm Normann quien lo desarrolló a nivel industrial en 1901 (Venezuela A. 2005 y 2010).

Pero….¿Qué es la hidrogenación?

Para explicarlo de manera sencilla, podríamos decir que es un proceso químico por el cual, mediante temperaturas elevadas, un catalizador e hidrógeno en forma de gas, una grasa que es líquida a temperatura ambiente, se convierte en una grasa sólida también a la misma temperatura, estabilizando los ácidos grasos. El mayor problema de este proceso es que los hidrógenos se van acumulando sin orden obteniendo una sustancia alterada que puede tener efectos muy negativos para la salud, como los que se describen más adelante.

De esta manera las grasas insaturadas se convierten en saturadas por el proceso de hidrogenación.

Para comprender dichos efectos adversos, tenemos que conocer a los llamados ácidos grasos esenciales (LCPUFA ω3 y ω6) son los que nuestro organismo no puede sintetizar, por lo que tenemos que consumirlos con la dieta. Estos son fundamentales para el desarrollo del cerebro y la retina, siendo, como su nombre indica, esenciales y críticos para el buen desarrollo de los niños. (Delgado-Noguera M, 2010)
El mayor problema del consumo de ácidos grasos trans es, pues, que inhiben la actuación de un enzima (Delta-6-desaturasa), con lo cual no se metabolizan correctamente los ácidos grasos esenciales, con consecuencias negativas en niños. En adultos, un elevado consumo puede producir enfermedades coronarias, resistencia a la insulina (lo cual podría desembocar en diabetes) y obesidad (Dhibi, M. 2011), además de aumentar los niveles de colesterol LDL (“malo”) y disminuir los niveles de colesterol HDL (“bueno”).
Se estima un 93% de riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular cuando el consumo de ácidos grasos trans reemplaza el 2% de las calorías provenientes de hidratos de carbono, según un estudio poblacional realizado en EEUU (Gil, A. Tratado de Nutrición, 2010).
El consumo diario de estos no debería suponer más del 1% de los ácidos grasos totales de nuestra dieta.

¿Qué pasa con la grasa saturada de la mantequilla?

El consumo elevado de ácidos grasos saturados en la dieta también es perjudicial para la salud. Ya, si veis la pirámide nutricional, se encuentra en la cúspide, es decir, en el grupo de alimentos que deben consumirse de manera ocasional y con moderación. Esto es debido un exceso de consumo en el tiempo aumenta los niveles de LDL-colesterol, pudiendo provocar también procesos inflamatorios, siendo el más común las enfermedades cardiovasculares cuya incidencia es la primera causa de muerte en países desarrollados.
Aunque tanto las grasas saturadas como los ácidos grasos trans son perjudiciales cuando su consumo es frecuente en cantidades mayores a las recomendadas , debido que los ácidos grasos trans inhiben o disminuyen la actividad de la delta-6-desaturasa (Con los consecuents efectos descritos anteriormente), podrían considerarse peores estos últimos.

Entonces…. ¿La mantequilla es mejor que la margarina?

NO. Sus efectos son similares porque desde hace unos 10 años, si no más, se están utilizando grasas saturadas vegetales para la elaboración de margarinas, con lo cual, no se obtienen estos ácidos grasos trans de los que tanto se ha hablado.
Ya, en el año 2003, un estudio realizado, en el que se comparó la composición de las margarinas más consumidas en España en el año 2000, determinó que el contenido de ácidos grasos trans poliinsaturados en las margarinas era menor del 1%, viéndose que las margarinas españolas estaban intentando obtener un perfil graso más beneficioso para la salud (Larqué, E. 2003).
Ya, la FDA (Food and Drugs Administration) en 2006, exigió poner en el etiquetado de los alimentos la cantidad de ácidos grasos trans para que la población pueda controlar su ingesta. Lo mismo sucedió en 2003 en Inglaterra (Con la campaña Bans trans fats: http://www.bantransfats.com/) que se basó en campañas informativas a la población sobre el riesgo de su consumo.

En Holanda, mediante mutuo acuerdo entre fabricantes y restaurantes, se propusieron eliminar el contenido de grasas trans, aunque en España no existe una legislación firme sobre su consumo, aunque ya la estrategia NAOS (destinada a prevenir la obesidad infantil) advierte del peligro de su consumo. (http://www.naos.aesan.msps.es/).

En el Codex Alimentarius, sí se establece que en países dónde el consumo pueda ser perjudicial, se debería indicar en el etiquetado, tal y como se muestra en la imagen siguiente.


Siempre nos hemos preocupado por los ácidos grasos trans de las margarinas, pero lo cierto es que cada vez hay más tipos que prácticamente no contienen cantidades elevadas, no así sucede con otros alimentos como las patatas fritas, productos precocinados, bollería industrial, entre otros que se componen de cantidades elevadas de estos tipos de ácidos grasos (Griguol, V. 2007)

Por último decir que, desde hace años, las cantidades de ácidos grasos trans presentes en las margarinas son pequeñas, si bien dependiendo de la margarina, el contenido es variable y que la elección en el consumo de margarinas o mantequillas deberá depender del gusto de cada persona, puesto que los efectos del consumo de una u otra tipo de grasa va a ser el mismo. En exceso y consumo frecuente prolongado en el tiempo podrían causar un  daño significativo en la salud del consumidor, lo cual, no quiere decir que si se toman tostadas de mantequilla o margarina para desayunar de vez en cuando vayan a aparecer dichos efectos.
Recordar también que sí existen en el mercado muchos productos, la mayoría procesados, chocolates y sobre todo bollería industrial, entre otros que suelen incluirse en nuestra dieta diaria y consumirse mucho por niños, y que sí podrían suponer un problema para la salud a medio o largo plazo.

  • Delgado-Noguera M, Calvache J, Bonfill Cosp X. Suplementos de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPUFA) para las madres en lactancia materna para mejorar el crecimiento y el desarrollo infantil. Cochrane Database of Systematic Reviews 2010 Issue 12. Art. No.: CD007901. DOI: 10.1002/14651858.CD007901
  • Dhibi MBrahmi FMnari AHouas ZChargui IBchir LGazzah NAlsaif MAHammami M. 2011. The intake of high fat diet with different trans fatty acid levels differentially induces oxidative stress and non alcoholic fatty liver disease (NAFLD) in rats.
  • Alfonso Valenzuela, Nora Morgado. Fats and oils in the human nutrition: an historical overview. Rev. chil. nutr. v.32 n.2 Santiago ago. 2005
  • Alfonso Valenzuela B. , Carmen Gloria Yáñez , Constanza Golusda V. Butter or margarine? Ten years after. Rev. chil. nutr. v.37 n.4 Santiago dic. 2010
  • Gil, A. Tratado de nutrición. 2010. Edición Panamericana.
  • V. Griguol, M. León-Camacho, I.M. Vicario. 2007. Revisión de los niveles de ácidos grasos trans encontrados en distintos tipos de alimentos. Grasas y aceites, 58 (1). Enero-marzo, 87-98, 2007.
  • http://www.codexalimentarius.org/codex-home/es/
  • Elvira Larqué, Marta Garaulet, Francisca Pérez-Llamas, Salvador Zamora and F. Javier Tebar. Fatty acid composition and nutritional relevance of most widely consumed margarines in Spain. Grasas y Aceites. Vol. 54. Fasc. 1 (2003), 65-70
  • http://www.bantransfats.com/
  • http://www.naos.aesan.msps.es/

 



    viernes, 18 de noviembre de 2011

    LOS ESTILOS DE VIDA CAMBIAN, LA PIRÁMIDE ALIMENTICIA TAMBIÉN

    Es indiscutible decir que la sociedad ha cambiado y está continuamente cambiando.

    Los hábitos alimenticios de años atrás se están perdiendo. Podemos consumir cualquier tipo de alimento en cualquier estación del año, por lo que el consumo de alimentos de temporada, en temporada, está disminuyendo drásticamente, así como el consumo de alimentos locales típicos de cada rincón de España. Con la globalización basta con ir a los grandes supermercados y encontrar todo tipo de productos procedentes de casi todos los países del mundo...pero....¿Y los nuestros? Los típicos de cada pueblo en el que vivimos....¿Los consumimos?¿Les damos el valor que se merecen? Ni que decir tiene que el sabor de los alimentos de temporada, en temporada, es infinitamente mayor que aquellos que se "fabrican" durante todo el año y que además son más caros.

    A su vez la actividad física que se requería antes para todo (trabajar, desplazarse, jugar, etc), ahora no se estila. No tenemos que levantarnos para encender la televisión, los niños ya no juegan al pilla-pilla en las calles, ni al escondite, ni a ningún otro juego que no sean las consolas y hasta no gastamos energía en el simple acto de lavarnos los dientes, porque el cepillo eléctrico lo hace por nosotros.
    Pasamos demasiadas horas sentados delante de ordenadores y cuando llega el fin de semana estamos tan cansados de trabajar que nos tumbamos en el sofá y evitamos hacer cualquier tipo de actividad que pueda cansarnos.

    Todo cambia y como no, esto ha traído sus consecuencias, que van en aumento. La población española se vuelve obesa y lo que es más preocupante, los niños escolares también: 1 de cada 4 tiene problemas de sorbrepeso u obesidad. Pero....¿Podemos hacer algo al respecto?

    Por todo esto, la Fundación Dieta Mediterránea ha modificado la Pirámide nutricional clásica para adecuarla a los nuevos estilos de vida. La que presenta es mucho más completa, con consejos para la elección del cocinado y tipos de alimentos  entre otros cambios.

    http://fdmed.org/piramide/

    En la base ahora se puede observar que el ejercicio físico, el descanso y la convivencia, junto con el consumo de alimentos locales y estacionales deber ser el pilar fundamental de nuestro estilo de vida saludable.
    Podemos ver, a su vez, que el agua y las infusiones son el siguiente escalón de la pirámide que sigue confortando esta base. Ya no sólo se proponen los 8 vasos de agua diarios (o dos litros), sino que también se incluyen hierbas en infusión, por sus innumerables beneficios en la salud, que serán publicados en otro artículo.

    Otro cambio importante es que las patatas ahora no se encuentran en la base, sino que se deberán de consumir hasta tres raciones semanalmente.

    En la antigua pirámide se proponía un consumo de 3 frutas diarias mínimo, ahora no. Ahora se reduce a 1 o 2 raciones diarias mientras que el consumo de verduras y hortalizas se mantiene igual, es decir, mínimo dos raciones al día.

    El consumo de lácteos también se reduce de 2 a 4 a sólo dos diarios.

    Las carnes y pescados  prácticamente se mantienen igual, aunque hay que reducir el consumo de carnes rojas y procesadas. 

    Se hace especial hincapié en el consumo diario de especias, ajo, cebolla y hierbas, para evitar el consumo excesivo de sal. Un aliño con algunas especias les va a dar un sabor especial y diferente a las ensaladas y aliños sin que se exceda el consumo de sal que puede provocar hipertensión arterial, así como retención de líquidos.

    Otro cambio importante es el de los frutos secos y aceitunas, cuya ración se ha visto aumentada a 1-2 diarias y no 3-4 semanales, básicamente por su contenido en grasas poliinsaturadas (grasas buenas) que ayudan a prevenir y mejorar las afecciones cardiovasculares.

    En cuanto al aceite de oliva, nuestro oro líquido, debe suponer la grasa mayoritaria de nuestra dieta, por su buen perfil lipídico y las innumerables ventajas a nivel de salud que nos va a reportar.

    Para conocer más, podéis consultar http://fdmed.org/piramide/

    Pero....¿Cuánto es una ración?

    De manera orientativa se pueden considerar raciones las cantidades que se muestran a continuación. Por supuesto cuando me refiero a un plato no quiere decir un plato grande que rebose de comida. Al igual que los filetes, por supuesto un chuletón va a constituir más de una ración. 

    LÁCTEOS

    - 1 vaso de leche
    - 2 yogures (de 125 g)
    - 40-50 gramos de queso semicurado
    - 50-60 gramos de queso fresco

    ALIMENTOS PROTEICOS

    - 1 filete de carne o pescado (200 g)
    - 1 huevo
    - 1 plato de legumbres (60 g)

    FARINÁCEOS

    - 1 plato de pasta (60 g)
    - 1 plato de arroz (60 g)
    - 2-3 rebanadas de pan

    VERDURAS Y HORTALIZAS 

    - 1 patata pequeña
    - 1 plato de verdura
    - 1 plato de ensalada

    FRUTAS

    - 1 pieza de fruta
    - 1 vaso de zumo

    ALIMENTOS GRASOS

    - Una cucharada sopera de aceite de oliva (20 g)
    - 1 cucharada de café para la mantequilla (10-15 g)
    - Frutos secos (20-30 g), un puñadito