Páginas vistas en total

sábado, 23 de abril de 2011

ANTIOXIDANTES DEL ROMERO COMO ADITIVOS

Como la mayor parte de las plantas, el romero se ha utilizado en nuestra cocina mediterránea como especia desde la antigüedad. El término romero (Rosmarinus Officinallis) significa  rocío de mar debido a que se encuentra próximo a zonas costeras. Ya en la antigua Grecia se le atribuían poderes curativos especiales además de considerarse afrodisíaco y en la Edad Media se utilizaba como relajante.
Hoy día se le atribuyen propiedades como hepatoprotector (protector del hígado), antitumoral, antimicótico y antiinflamatorio, entre otros.


Esta planta, además, es rica en minerales como el calcio, hierro, magnesio y potasio y vitaminas como el ácido fólico, vitamina C y vitamina A.

Ya, en los años 70, se aisló de esta planta un antioxidante que se denominó carnosol y otro de estructura similar al que se denominó rosmanol. Desde entonces es una planta ampliamente estudiada por la riqueza en estos componentes antioxidantes. Hoy día la línea de investigación que se está siguiendo va dirigida a la extracción de estos antioxidantes para su uso en alimentación. Tanto es así que en la Unión Europea ya se pueden utilizar los antioxidantes extraídos del romero como aditivo en alimentos orgánicos, siempre que el romero sea de agricultura ecológica y el proceso de extracción de los antioxidantes se realice con etanol.

¿Por qué como aditivos? Los antioxidantes, tanto naturales como sintéticos, se utilizan principalmente en alimentación para evitar que, sobre todo las grasas, se oxiden originando colores y flavores no deseados en los alimentos. Por esto se adicionan a alimentos que contengan este macronutriente para evitar la descomposición de los mismos y, como consecuencia, el rechazo por parte del consumidor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario